martes, 31 de marzo de 2020

El gran despertar y las creencias


Hablemos de caos, todo lo que sucede ha barrido de cuajo todo lo que creíamos ser. 




Nos enfrentamos a que la “rutina” ya no nos sirve. Me paro en la palabra rutina que proviene del francés “routine”  y significa camino trillado. Se ha agotado la forma en la que hemos transitado por la vida, en realidad debemos despertar para existir, este camino tan gastado no sirve.

La existencia nos transforma en seres conscientes.

Para entender todo este tinglado, la rutina ha sido durante siglos el camino que nos han enseñado nuestros padres y ellos, lo han aprendido de sus padres y ellos, de sus padres hasta que se ideó un sistema que el ego conoce y como lo conoce y reconoce, se implanta como programación en nuestro inconsciente.

Estalla una situación insostenible, donde todo lo que representa la energía que  se ha contenido durante generaciones a través del miedo, explota como un big bang y entramos a este bendito caos que, si sabemos entenderlo, es una invitación a ordenar nuestra existencia.

Todo esto es el paso para comprender que hemos de dejar esas creencias para ordenar lo que hay dentro de nosotros, el sistema no se sostiene, el ego no se sostiene, lo que se sostiene es la divinidad, la espiritualidad, no como esto new age de cantar mantras y demás, es momento del alma, comprendida como poder espiritual, como fuerza generadora de realidad.

Como detallo en el libro Triunfa con tu vida que muy pronto verá la luz:

“Estamos ante un nuevo paradigma del cual somos parte, la naturaleza es consecuencia del efecto colectivo de los observadores, el cuerpo también es el reflejo del observador, con lo cual lo que pensamos y nuestras emociones influyen en nuestro cuerpo y es a través de nuestras emociones,  que llegamos a estados negativos, como estrés, miedo, la esclavitud a tener, que desencadenan enfermedades, esto no lo digo yo, es la rutina diaria en la que están sumergidos los médicos de familia y muchos especialistas, pero parte de la humanidad sigue anclada en el modelo mecanicista, entendiendo el cuerpo como un saco de carne que se mueve, habla por procesos mecanicistas, horas de trabajo, objetivos, deberes, obligaciones y un largo etcétera, olvidando que el estrés enferma.”

¿Cómo quieres ordenar tu realidad? ¿Quieres generar o copiar?

Ante nosotros no hay nada, solo hay en, es decir, dentro de nosotros. Tenemos la oportunidad de generar, plasmar una nueva realidad, de conectar con nuestro propio “método” que en griego significa camino del más allá, plasmar una realidad desde lo que desconocemos que está dentro de nosotros y que late como un potencial desde que nacemos. Este potencial está tapado por capas y más capas de creencias, desde las creencias del sistema en el que hemos nacido, hasta las creencias familiares, capas y capas de pensamientos que se han vestido de realidad,  pero que en verdad son creencias que nos atan al ego.

Estamos ante una gran iniciación, donde despertar nuestra consciencia y entender lo que verdaderamente somos. Lo que refleja nuestra vida es lo que hemos estado plasmando desde que nacemos, pero en esa realidad que emana de nuestro subconsciente, el gran almacén de nuestras creencias del ego, ha estallado, es momento de sacar todas esas capas de falsedad para encontrar nuestra existencia, nuestra esencia y así desarrollar todo nuestro potencial.

Recuerda: Somos seres espirituales.

Si te gusta este artículo suscríbete al blog y compartelo en tus redes.
Me puedes encontrar con el hastag: #Espiritualidadpunk
También escribo en: Espiritualidad Punk
Mis libros los puedes encontrar en Amazon

viernes, 27 de marzo de 2020

Renacer

Recibo muchas informaciones de afuera, sobre quién, el cómo y el por qué del virus, hay tantos argumentos como colores, pero pocos son los que comparten más allá de preguntas que provienen desde el ego colectivo.


Las respuestas del ego no me interesan en absoluto, soy de las personas que cuando hay un problema, me digo "solucionémoslo", el origen a veces no se halla donde “pensamos” el origen se halla en aspectos mucho más profundos que están ocultos ante todo el circo que se está montando.

Ayer, sin ir más lejos, me llamó un amigo, estos días de cuarentena le han servido para ser consciente de que había renunciado a un espacio vital de padre, no ejercía de padre todo lo que su alma sentía, ahora gracias a estos sucesos, ha cambiado y se ha dado la oportunidad de ser el padre que se merecen sus hijos.

Existe demasiado ruido del ego fuera de nosotros, esto nos incapacita todavía más para escuchar nuestra alma y hacer cambios verdaderamente profundos. 

Se habla con demasiada frecuencia de los poderes oscuros representados por dos facciones, pero existe una tercera, la humanidad consciente y libertaria que está naciendo, aportando unos valores mucho más luminosos y llenos de armonía.

Lo que está “caótico” puede ordenarse, pero seguimos focalizados en el caos, sumergiéndonos todavía más en él. Si entendemos que podemos ordenar nuestras vidas para vivir la vida que queremos vivir desde el espíritu, otro gallo cantaría ¿Me explico?



Se cuenta solamente lo que sabemos, es decir, “el ego” ha tomado el mando pero lo verdaderamente importante es lo desconocido, esa tercera parte que conformamos millones de personas que sentimos nuestra vida con libertad espiritual. No es el síndrome de las alfombras voladoras ni nada que se le parezca, todo lo que ocurre es una orquesta, la música que suena ¿es la tuya? La mía no, desde luego.

Existen personas actuando con valores al margen del sistema, porque internamente han “renacido” a su proceso de “individuación”, tomando acción y liberándose del miedo e iniciando un camino de liberación de sus condicionamientos.

En estos tiempos el mensaje que nos llega es que “parece” que no podemos hacer nada, yo creo que sí, somos espirituales y podemos trascender la realidad que vemos y sentimos con la percepción limitada de nuestro cuerpo físico y, dejar de colaborar con las representaciones externas a través de nuestras energías internas.

Eres dueño de tus emociones, de tus creencias, de tus limitaciones, de tus miedos, de tus condicionamientos, si apagas el televisor ¿Qué pasaría? Si dejaras de leer tantos artículos ¿Qué pasaría? El ego busca  y el espíritu es.

¿Dónde estás tú? ¿Renaciendo o haciéndote preguntas de quién, cuándo y por qué?


Puedes encontrarme en las redes sociales con el hastag: #Espiritualidadpunk
También escribo en: Espiritualidad Punk
Mis libros los puedes encontrar en Amazon






martes, 24 de marzo de 2020

Vivir dentro


No tiene sentido tener miedo a ser uno mismo, a expresar lo que uno tiene en su corazón, cuántas veces uno se evade porque tiene miedo de su verdad.

La sencillez de la vida se propaga, ya no es necesario un coche, ni una casa ostentosa, en todo acto de fe en la vida, existe un fulgor que nos estremece y nos recuerda que solo tenemos esta vida consciente, una vida consciente que no podemos dejar pasar de largo.

Es momento de conectarnos a lo que somos: somos seres espirituales, fuera hay mucha confusión, pero si nos conectamos a nuestro corazón, a nuestra alma, podremos sentir que un nuevo paradigma se abre paso.

En este nuevo amanecer se han roto todas las estructuras ¿En qué te focalizas? ¿Fuera o dentro? Demasiadas personas me preguntan por los tiempos que vivimos y no tengo respuestas, solo puedo decir que estoy tranquila, en paz y confiada.


Expresar nuestra espiritualidad, nuestra divinidad ahora será el gran reto de nuestras vidas, hasta la fecha hemos dado demasiada importancia al ego, lo que es realmente importante es saber que cada vez que vuela el águila, somos águila, que cada vez sale el sol, nosotros somos el sol, cada vez que salen las estrellas, nosotros somos las estrellas.

El miedo atenta contra nuestra naturaleza, es momento de que nuestra naturaleza espiritual resurja y abandonemos el pensar por el vivir, por estremecernos en cada rincón de nuestros hogares, sintiendo que la Luz, el Universo está en todo y eses todo se expresa en AMOR.




lunes, 23 de marzo de 2020

El Camino


Andar, movimiento.

Miro por la ventana y veo que todo es perfecto. Más allá de las montañas está lo que somos, divinidad.



Vivimos apegados a los acontecimientos olvidando nuestra esencia, somos dadores de amor, somos uno con la Fuente.

Nos dormimos con el ruido de fuera cuando todo este caos está generando nueva vida, una vida de la que formamos parte, somos creadores de la realidad.

Había olvidado lo que se siente cuando estás en silencio y escuchas el pálpito de la vida, del Universo, de la Fuente en todo.

He dejado atrás una vida para tener una existencia consciente.

En estos momentos convulsos no nos olvidemos de lo que somos, somos seres espirituales y creadores de nuestra realidad.

Pensamos en los escenarios como una realidad, pero el escenario no es tan importante, lo que sí importa es lo que damos y expresamos en ese escenario que llamamos erróneamente realidad. La realidad es una huella de lo que somos.

Habito un cuerpo, pero no soy este cuerpo, soy espíritu, alma que vuela libre y no importan las cadenas, ni los virus, el Universo, la Luz está ahí. No hay oscuridad posible que apague la Luz, es la Luz la que extingue las tinieblas.



Vivir es mucho más bello y profundo.

sábado, 21 de marzo de 2020

El Cambio


Todo lo que está sucediendo nos invita a reflexionar sobre la vida que hemos estado llevando, sobre lo que llamamos sistema, que “sistemáticamente” ha ido vaciando de valores humanitarios nuestra sociedad, dando la espalda a valores como la colaboración, la cooperación y la familia. 

Los "otros" son esclavos y unos pocos, en un entorno jerarquizado neoliberal, son la élite, que tiene muchos nombres, se agrupan en Bilderberg, Illuminatis, etc. que desde la sombra han ido controlando los estados de miedo para hacer de la Tierra un nido de seres humanos sumisos al control.

Simone Weil ya predecía todo esto, ella entró a trabajar en los años 30 en una de las fábricas de Renault en Francia, Weil fue consciente que el sistema industrial vaciaba de consciencia y valores a todos los trabajadores.

No contentos con vaciar de valores y consciencia, el actual sistema neoliberal se ha apropiando no solo del dinero sino también del tiempo y sin tiempo no hay vida consciente.

El sistema nos ha invitado a ser antinaturales, a dar la espalda a valores que nos acercan y nos hermanan ¿Qué quiero decir? Sin valores no hay coherencia posible.

A pesar del dolor y el sufrimiento, esta crisis global y humanitaria nos invita a ser coherentes, solo tenemos una vida consciente que el sistema no ha querido que disfrutemos, siempre ha plantado la semilla del miedo y la codicia de unos tecnócratas que tienen el perfil de verdaderos psicópatas.

El sistema se ha derrumbado, no puede sostenerse bajo el yugo de una élite que ha permanecido en una sombra muy visible, hoy vemos como los bancos se han visto obligados a realizar moratorias en los préstamos hipotecarios ¿Por qué? Ese sistema en el que el 1% de la población tiene toda la riqueza, por fin se ha roto. Muchas personas no podrán asistir a este momento, pero sí que es cierto que habrá un antes y un después, en primer lugar, esto no solo es una crisis de un virus, sino una crisis por unos valores obsoletos, unos valores vacíos, unos valores donde se reducía la vida a levantarse, comer, ir a trabajar, enchufar la tele, ver circo, mucho circo. 

Hoy por fin entendemos el valor de todas las personas que trabajan en la sanidad, desde celadores, enfermeros, limpiadores, médicos, por fin entendemos que unos futbolistas o deportistas que ganan millones no pueden ser nuestros valores de referencia en esta sociedad. Mucho personal de la sanidad cobra el mínimo interprofesional poniendo en riesgo su salud ayudando, colaborando y exponiéndose, cosa que un jugador no hace, así que BYE BYE CIRCO.

Unos valores donde se tienen hijos y no se ejerce de padres, ya que si calculamos las horas en las que los niños están aparcados en las escuelas, actividades extra escolares y casa de los abuelos, poco tiempo les queda a los padres para ejercer de padres.

Una sociedad en la que la coherencia se castiga, no puede ser una sociedad global con valores humanitarios.

Estos días las personas no salen de sus casas, por fin, conviven, es cierto que hay personas confinadas en habitaciones de aislamiento, es cierto que hay personas en la soledad de sus casas, también hay muchas personas trabajando solidariamente para que las personas no se sientan tan solas y aisladas.

Habrá personas que insistirán en seguir llevando la vida de antes, pero una vida donde lo cotidiano tiene la luz de la conciencia, donde la vida se llena de coherencia es un regalo que yo no cambio por nada.

¿Qué piensas hacer?

Me puedes encontrar en instagram: @espiritualidadpunk

El gran despertar y las creencias

Hablemos de caos, todo lo que sucede ha barrido de cuajo todo lo que creíamos ser.  Nos enfrentamos a que la “rutina” ya no ...